lunes, 28 de junio de 2010

Existen más factores en tu planificación...

Hace tiempo que no toco el tema de la gestión del susodicho, precisamente por algo curioso, y es porque estaba hasta arriba y no tenía un hueco para pararme, pensar, ubicar mis ideas y ordenarlas un poco para poder escribir un post medianamente adecuado a este tema.


Llevo unos meses en los que todas mis acciones llevan un orden preestablecido en función al tiempo que tengo para realizarlas, o mejor dicho, para tenerlas terminadas. Sin embargo ese orden no es el que me hace más productivo ni el que yo quiero marcar. Por más que las he identificado y etiquetado en base a lo interesante, complicada o motivadora que me resulta, a la hora de la verdad, ha prevalecido el tiempo como factor limitante.

¿Qué ha sido lo interesante de verdad de este tema o de estos meses de estrés? Que realmente he encontrado otra serie de factores que me ayudan a organizar mi semana y que antes no tenía tan en cuenta, entre los que destaco:

* Asume que no sabemos jerarquizar en función de la importancia de cada tarea, pero si en función de cuanto te gusta. Si valoras cada una de tus tareas del 1 al 10, aquellas que tienes con más de un 7, las puedes considerar gratificantes.

* Conoces perfectamente cuales son tus tareas sapo. Son aquellas que procrastinas hasta el infinito, que te excusas por no hacerlas y que te cuesta horrores ponerte a ello. Sin embargo, no son las que menos te gustan. Eso si, requieren de mucha concentración y dedicación.

* Hay, además, ciertas tareas que te sorprendes haciendo cuando deberías estar con algo más importante, que además, ni te gusta demasiado ni son muy relevantes. Por lo cual, son tareas que no requieren de tu esfuerzo, las podemos llamar... Rutinarias, no?

* Por último, y lo que más me ha marcado, es que conocemos a la perfección nuestra jornada de trabajo en cuanto a su horario, y es lo que hay que ir anotando, al menos durante una semana, cuando estamos más tranquilos, más despiertos, más concentrados, nos interrumpen menos, más ágiles, con menos hambre, menos distraídos, más asertivos, más cooperativos, más dormidos... analizar mi día a día.

Que sacamos de todo ésto, que ahora SABEMOS +, ahora podemos planificar utilizando la agenda y rellenando las horas tal y como las conocemos, no simplemente con un To-Do list del día completo.

Realmente es uno de los complementos que le faltaban a mi GTD, aunque como defiendo desde hace un tiempo, el GTD me sirve mucho más como soporte externo a mi memoria que como planificador de tareas!! Pero eso es otro tema!!


Emilio Solís
Consultor formación

Derechos de las imagenes: Imagenes creadas por kevindooley bajo licencia CC.
Si te ha gustado y quieres compartirlo, hazlo siguiendo Creative Commons.

1 comentario:

  1. Transcribo un comentario que me ha llegado por mail:
    "Este comentario va muy al hilo de una de nuestras últimas conversaciones.... eh? A ver si lo pongo en práctica, gracias a gottraining ¡Abrazos!"

    Jose María

    ResponderEliminar

Gracias por tu aporte!